jueves, 4 de diciembre de 2008

Novena a la Inmaculada: María, Madre e Imagen de la Iglesia


Dia 5º


Predica: D. José Rodríguez Gallego
Capellan de la Residencia San José de Rairo

Monición

Hoy, en este quinto día de la novena a la Inmaculada, se nos presenta a María como Madre e Imagen de la Iglesia.

Al igual que en los comienzos de la primitiva comunidad cristiana, estaba María entre los apóstoles implorando al Espíritu para que alentase a su Iglesia, así también ahora es Ella, quien intercede ante su Hijo por los fieles creyentes convocados y unidos en una misma fe.

Como Madre, María es el vínculo de unidad entre la Cabeza, Cristo, y los miembros del Cuerpo: la Iglesia. Pues ella ha dado a luz a Jesús, al Hijo de Dios, quien la dio como madre al discípulo diciéndole: “Ahí tienes a tu madre”.

Así pues, contemplando a María ya glorificada en cuerpo y alma, nosotros como Iglesia hemos de ver en ella lo que la propia Iglesia está llamada a ser en la tierra y aquello que será en el reino celestial.

Liturgia de la Palabra

Hch 1,12-14
Ps 86
Jn 2,1-11

Puntos para la meditación dados por D. José:

1. Intentar que la Palabra de Dios centre nuestra atención, nuestra mirada y convierta nuestro corazón, que nos ha de llevar a un amor más tierno y más concreto a María y a la Madre Iglesia.
2. El evangelio de san Juan nos invita a preguntarnos por el "signo" que Jesús hizo ante sus discípulos y que les llevó a una unión más profunda con Jesús.
Signo con una doble presencia: la Mujer-Madre y Jesús.
3.La boda de Caná es imágen del festín al que todos somos invitados. Aparecen como protagonistas Jesús y su Madre, que representa a la Iglesia Esposa.
Signo de Jesús Esposo, ya presente; y de María, que representa a la Iglesia que escucha, vive en unión y obedece a Jesús, y a la Iglesia que vive en unión esponsal con él.
4. María confía en el Señor y le confía lo que acontece en aquella boda y lo que acontecerá en la Iglesia: la falta del vino, que es la fe.
5. Muchas personas, incluso sacerdotes, viven en la desesperanza, en la negatividad, en la amargura, porque les falta el vino de la íntima unión con Dios, y les lleva incluso a la crítica de la Iglesia.
6. Invitación a volver a Cristo, y de confiarle a Él, yno en corros de amargura, la situación de nuestra Iglesia, de nuestra sociedad y de nuestro mundo que busca la alegría en otras fuentes.
7. Debemos confiar esto al señor siendo otros "María" en nuestra misión como sacerdotes: interceder, confiar,...
8. Nos llama a querer a nuestra Iglesia, a la gente que estamos llamados a servir.
9. Pedimos a María que nos ayude a ver, a entender y a creer en Cristo y a la Iglesia.

Preces

Por la Iglesia pare que , como María, permanezca siempre fiel a Jesucristo.
ROGUEMOS AL SEÑOR

Por las personas que se dedican al cuidado de los enfermos y los necesitados
ROGUEMOS AL SEÑOR

Por los ancianos, especialmente los de la Residencia San José, para que cogidos de la Madre de maría contemplen a Jesucristo Crucificado como el que da sentido de su dolor.
ROGUEMOS AL SEÑOR

Por Dn. José, para que con la ayuda de María Nuestra Madre, conserve siempre fresca y joven su vocación sacerdotal y con ello sea un buen ejemplo de amor a Cristo y su Iglesia.
ROGUEMOS AL SEÑOR.

Por la comunidad de Hermanitas de los Ancianos Desamparados, para que vivan su labor como una entrega en cuerpo y alma al servicio de nuestros mayores y sean fiel reflejo de Cristo en el mundo.
ROGUEMOS AL SEÑOR.


Por Segundo Fernández Movilla, Samuel Pereira Conde y Vicente Fernández Vieira

No hay comentarios:

onkeydown='return checartecla(event)'