miércoles, 10 de diciembre de 2008

Novena a la Inmaculada: María confiada como Madre a los discípulos



Día 9º





Predica: D. José Ángel Feijóo Mirón
Rector del Seminario Mayor






Monición

En este último día de la Novena nos encomendamos a María como Madre confiada a nosotros. Así como nos dirá el Evangelio que Jesús encomienda a Juan su madre, no solo para que la cuide, sino para que la reconozca como su propia Madre. ¿Pues que otra cosa nos atrae a esta celebración sino honrar y venerar a la Virgen María, Madre de Jesús y Madre Nuestra?
Por eso nosotros como hijos afectuosos y dóciles, siguiendo el ejemplo y consejos de la Virgen María aprendamos a entablar una íntima y perseverante relación de amor con el Señor, acogiendo a María en Nuestro corazón.





Liturgia de la Palabra

Mac 7,1.20-29
Ps 17
Jn 19,25-27

Preces


Por la Iglesia Universal, para que encuentre en la Eucaristía la fuente y cumbre de toda su Vida y misión. Roguemos al Señor.

Por todos los jóvenes, para que como María, tengan su corazón abierto a la voluntad de Dios. Roguemos al Señor.

Por los que sufren, para que encuentren consuelo bajo el manto de nuestra Madre Inmaculada. Roguemos al Señor.

Por D. José Ángel, para que sintiendo la presencia protectora de la Virgen Madre y el amor incondicional del Padre, se entregue cada día con más fervor al ministerio sacerdotal. Roguemos al Señor.

Por todos los aquí reunidos, para que imitando a nuestra Madre, respondamos con generosidad a la llamada que nos hace Jesucristo a seguirlo. Roguemos al Señor.
Por Miguel Alonso Pérez y David Fernández Álvarez

No hay comentarios:

onkeydown='return checartecla(event)'