sábado, 6 de diciembre de 2008

Novena a la Inmaculada: María, Causa de nuestra Alegría


Dia 7º

Predica: D. Manuel Rodríguez Domínguez
Párroco de San José de Vistahermosa


Monición

En este séptimo día de la novena de la Inmaculada, la Virgen se nos presenta bajo la advocación de causa de nuestra alegría. Y lo es porque María nos ha dado el mayor Don que los hombres podemos esperar: Jesucristo, redentor nuestro. Por ella el mundo vuelve a recobrar la alegría y a caer en la cuenta que Dios nos ama y que nos pide a través de la Santísima Virgen nuestra colaboración en esa obra transformadora de las realidades temporales. Al igual que en el milagro de las Bodas de Caná, la Virgen es la dispensadora de las gracias que nos ayudan a ponernos en camino de salvación y santidad. Escuchemos con atención las palabras del Evangelio que nos invita a acoger con gozo su mensaje y a venerar a la Madre de Cristo y madre nuestra.
Liturgia de la Palabra
Zac 2,14-17
Ps (Magnificat)
Jn 15,9-12

Preces
1. Por la Iglesia de Jesucristo, para que a ejemplo de la Virgen Inmaculada, se deje mover por la Palabra de Dios y haga realidad en medio de nuestro mundo la presencia de nuestro Señor Jesucristo.
Roguemos al Señor.
2. Por la Parroquia de San José de Vistahermosa, para que siempre reine la justicia, la humildad y la generosidad en sus gentes.
Roguemos al Señor.
3. Por Don Manuel, para que viva su llamada con la misma generosidad con que María se ofreció a su Señor.
Roguemos al Señor.
4. Por todos los que formamos la familia del Seminario, para que en el día a día, vayamos descubriendo que es lo que nos pide el Señor.
Roguemos al Señor.

Por Florentino Cortés Domínguez, José Benito Pérez Lopo y Rubén Gómez Cid

No hay comentarios:

onkeydown='return checartecla(event)'