jueves, 4 de diciembre de 2008

Juan Pablo II y la Virgen María


Juan Pablo II fue el principal modelo de entrega a la Virgen María ya desde su niñez.
Tras la muerte de su madre, Karol Wojtyla se entregó por completo en los brazos de la Virgen María como hijo que se acoge a una madre.

Una vez llegado al Pontificado escogió como lema Pontifical: “Totus tuus Maria Ego Sum” ofreciendo su labor al pueblo cristiano, como sucesor de Pedro y siervo de Dios, poniéndose bajo la protección de María.

Así mismo nos dice en su encíclica Redemptoris Mater que: María ha pronunciado el Fiat por medio de la fe. Se confió de Dios sin reservas y se consagro totalmente a si misma, cual esclava del Señor, a la persona y a la obra de su Hijo (n.13).

Asi nosotros debemos entregarnos al Señor en la fe. La fuerza de la fe nos ayudara a comprender lo que el Señor quiere de nosotros.

Que este ejemplo nos ayude a ver a María Inmaculada como la principal Madre a la que todos debemos acudir, modelo de entrega a Cristo y a los demás como el siervo de Dios Juan Pablo II lo hizo.


“Fiat voluntas tua”

Por Yerai Fariñas Calvo

No hay comentarios:

onkeydown='return checartecla(event)'