domingo, 30 de noviembre de 2008

Novena a la Inmaculada: María, Estirpe Escogida



Día 1º



Predicó: D. José Feijoo Álvarez, Párroco de Santa Lucía de Rairo



MONICIÓN

Celebramos hoy la novena de la Inmaculada, y en este primer día la recordamos como la escogida de la Estirpe de Israel. Ella es la nueva estirpe de amor, estirpe real, la escogida por Dios antes de todos los siglos.
Ojalá que nosotros en estos días dedicados a María, también testimoniemos con nuestras vidas que hemos sido llamados del Pueblo elegido de Dios, y que al estilo de María también sembremos la esperanza entre las personas que pasan a nuestro lado. En definitiva, actuemos y ofrezcamos a los demás lo mejor de nosotros mismos, a imitación de nuestra madre, la Virgen Inmaculada.


Liturgia de la Palabra


Gn 12, 1-7
Ps 112
Mt 1,1-17

Puntos de meditación que nos dirigió D. José:

1. María nos invita a orar con insistencia

2. María es una mujer de nuestra raza, preparada por Dios inmaculada para que en Ella se encarnase el único salvador, Jesucristo.

3. Su Casa: el primer seminario.

4. Conocer mejor a María para más imitarla:

* como mujer oyente, que escucha y cumple la Palabra.

* como mujer creyente, que dice "Sí" en el momento de la Encarnación.

* como mujer orante, como la encontró el Ángel Gabriel.

* como mujer sencilla y humilde.

Así conoceremos lo que Dios ha hecho en ella (obras grandes) y lo que Dios quiere hacer en nosotros.

Qué como Madre la sintamos siempre cercana, que nos tome de la mano y nos lleve a Jesús.

PRECES

Por la Iglesia, para que, como María, espere con gozo y confianza la llegada del Hijo de Dios. Roguemos al Señor.

Por el papa, por nuestro obispo, por todos los pastores de la Iglesia, para que nos enseñen a ver en María un camino de fe, de amor a Dios y de perseverancia en la oración. Roguemos al Señor.

Por la comunidad parroquial de Santa Lucia de Rairo, para que la Virgen Inmaculada sea su sostén tanto en el presente como en el futuro. Roguemos al Señor.

Por Don José, para que tomando como modelo a María, sepa al igual que ella, transmitir con su vida, la auténtica fe en el Dios vivo que sale a nuestro encuentro. Roguemos al Señor.
Por todos nosotros, para que siendo fieles a la voluntad del Padre y teniedo como referente a María, hagamos florecer en nuestro mundo los signos visibles del Reino de Dios. Roguemos al Señor.

Imagen: Inmaculada de Santa Lucía de Rairo

Por Jacobo Curto, Álvaro Carrera y Rubén Rodríguez

1 comentario:

Félix. dijo...

Meu Deus, canto publicades, jeje.

Moitas gracias por este espacio que estades deixando tan ben e moito ánimo porque vexo florecer algo no que levo dende hai anos de maneira pobre e sinxela.

Adiante por Cristo e a súa Igrexa.

onkeydown='return checartecla(event)'