domingo, 16 de noviembre de 2008

Beato Hno. Rafael





“Si alguna vez alguien leyera estas líneas, lo único que le pido es una gran caridad hacia ellas… que en ellas no vea doctrina ni enseñanza, pues no pretendo tal cosa.



Escribo lo que pienso, lo que se me ocurre de una manera sencilla y sin ánimo de hacer literatura”


Tomo como propias estas palabras del Hermano Rafael. Hace unos días me enteré de una gran noticia… el Hermano Rafael va a ser Santo. Un Santo además muy cercano en el tiempo, muy joven y, en días en los que las vocaciones a la vida consagrada escasean tanto, un Santo con un inmenso amor a la vida religiosa. Pero el Señor se lo llevó pronto. Algunos entendidos lo comparan con el siguiente fragmento bíblico: “Llego a la perfección en poco tiempo, llenó el espacio de una larga vida. Su vida fue agradable al Señor y se apresuro a sacarlo de un ambiente corrompido. La gente lo ve pero no lo comprende” (Sab 4, 13-14).
En esto me quiero detener, pues su gran amor a la vida religiosa y a la durísima vida de la Trapa es digno de admiración, pues en muchas ocasiones este Amor fue probado por el mismo Cristo: en el hambre, en el frio, en el sueño, en los duros trabajos y también en su enfermedad. ¿Cual es el secreto para superar con éxito todas estas cruces? El mismo Rafael lo repite innumerables veces en sus escritos “Que bonito es sufrir todo esto por Amor a Cristo”.
En días de conventos deshabitados, de claustros que no conocen la juventud pongo mis ojos en el monasterio de Oseira (http://www.monasteriodeosera.org/) con el que tengo una gran relación, estando allí en septiembre de este mismo año, desde una de las ventanas que da a la fachada del monasterio me fije en la cantidad de jóvenes que en excursiones de fin de curso, pasaron ese día al interior del monasterio, pero tengo que volver a decir con tristeza, que gran cantidad de jóvenes no conocen a Cristo, que el Hermano Rafael, mejor dicho San Rafael Arnáiz, señale caminos que jamás se deberían haberse abandonado. Caminos de luz, de esperanza, de renacimiento de la vida religiosa.


¡Solo Dios basta!


Hermano Rafael, intercede por nosotros los jóvenes para que sepamos entregarnos como tú.
Por José Benito Pérez Lopo

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola , me encanta leer algo soobre el Hno. Rafael. hace años me topé con su figora y me quedé encantada por tanta sencillez, por tanto bueno y simpático, tan de nuestro tiempo. hace unos meses visité la Trapa y allí se siente más cerca aún. Más se siente cerca, muy cerca a ese Jesús que le enamoró y que, sin duda ninguna, le dio el ciento por uno.

Anónimo dijo...

Hola,primero sincerarme,y ofrecer mis disculpas por el desconocimiento de la vida del Hermano Rafael,pero gracias a este blog y al autor de este artículo me permitió descubrirlo...pero quisiera plantearle una pregunta...usted cree que los jóvenes de hoy en día están dispuestos a sufrir por algo?

Bieito dijo...

Hola, primero darle las gracias por haber leído mi artículo sobre el Hermano Rafael, es una pena que sea poco conocido, sobretodo entre los más jóvenes porque su vida y su ejemplo valen la pena y es digno de admiración. No sé si sabré responderle a una pregunta tan difícil, digo difícil por que cuando se nos habla de que algo implica sufrimiento nos suele poner entre la espada y la pared y optamos por el camino más fácil o por el que en un principio parece más bonito, mas fácil, más… pero estoy convencido de que los jóvenes y los no tan jóvenes estamos dispuestos a luchar por algo que valga la pena, el Hermano Rafael lo hizo por Jesus, pero no solo se sufre por Jesus… podemos sufrir por una amistad perdida, por una persona que realmente quieres, por… creo que lo más importante es no ver esta lucha como un sufrimiento, pues si yo o usted luchamos por algo o si sufrimos por algo, es porque queremos, porque nuestro corazón nos pide ese algo, sea lo que sea. El Hermano Rafael lucho y sufrió por Jesus, le costó sudor y lagrimas pero al final lo consiguió. Usted cree que esta arrepentido de ese sufrimiento? Juraría que no.
VALE LA PENA SUFRIR Y LUCHAR POR LO QUE REALMENTE QUIERES!!!!! Aunque cueste muchas lágrimas y sudor. Las cerezas de la cima del
cerezo están más maduras pero son más difíciles de coger pero; verdad que saben más?
Atentamente Bieito

Anónimo dijo...

Hola,agradecerle su intento de respuesta,pero permítame contradecirlo.Sus argumentos teológicos y mundanos,me dan a entender que es usted una persona joven pero poco conocedora de la realidad de nuestros días.
El Hermano Rafael fue un sufridor pero presumo que era un ser con una inteligencia suprema y usted no cree que los jóvenes de hoy no utilizan la inteligencia?,se dejan guiar por las pasiones,no por el amor..y si estas implican sufrimiento,es por que le viene añadido..
El ejemplo de las cerezas no me convence,hoy en día lo más fácil es lo más sencillo...se acabó lo de luchar por aquello que merece la pena aunque nos cueste...
Disculpeme si le he puesto los pies en la tierra,pero ojalá yo esté equivocada.

Bieito dijo...

Hola, de nuevo intento darle una respuesta siempre desde mi pobre experiencia, yo apoyo mi teoría y sobretodo estoy convencidísimo de que mi argumento mundano es correcto. Como usted bien intuyo soy una persona muy joven y con poca experiencia en la vida (pongo aquí la palabras que utilice en el comienzo del artículo sobre el Hermano Rafael)… quizá el Seminario me aparto desde muy niño (13 años) de la realidad de los jóvenes y quizá nuestra manera de ver las “cosas” de los jóvenes no coincide con la verdadera realidad que viven los jóvenes, pero me pregunto, tan equivocado estoy? Es que somos gente rara?.
Usted cree, pero sinceramente, que un joven que vive apasionadamente un ideal de vida, que desea con pasión a una persona, un joven o un no tan joven que de verdad quiere algo, se conforma con lo sencillo? Con lo fácil? Yo creo que no… porque lo más sencillo no nos da felicidad, no le niego que la mayoría de las veces nos quedamos en lo más sencillo o en lo que se nos pintan como lo más bonito, pero así somos realmente felices? Estamos dispuestos a vivir así? A mí personalmente me convence el ejemplo de las cerezas porque estoy convencidísimo que tanto usted como todo los jóvenes, en los cuales me incluyo, no nos conformamos con las cerezas verdes, quizá debemos esperar a que alguien, una persona dotada de suficiente inteligencia, nos traiga una cereza más madura, de esas que no probamos, de esas de la cima, que son más difíciles de coger, esas cerezas por las que tenemos que luchar… una vez probada esa sabrosa y tierna cereza le aseguro que no nos conformaremos con la verde y entonces… empezaremos a luchar… y lucharemos por lo bueno y por lo que queremos, usted se anima a subir a la cima del cerezo? Están maduras… Se conforma con las cerezas verdes?
Atentamente Bieito

onkeydown='return checartecla(event)'